El Determinismo Nos Determina

¿Podemos elegir realmente? ¿Hasta qué punto somos libres en nuestras decisiones? ¿Hasta qué punto estamos determinados por nuestro cuerpo y genes, por las experiencias que hemos vivido desde el día que hemos nacido?

Puede que nos sintamos libres, pero si nos auto-analizamos profundamente, veremos que la idea de que estamos determinados empieza a ganar sentido. Sin embargo, escudarse en el pensamiento o ideología de que nuestra vida está ya determinada y que en realidad no tenemos elección, puede hacernos pasar al plano del espectador y podemos pasar a perder control sobre nuestra vida. Estaríamos ante un determinismo automático. 

En este texto propongo pasar al determinismo consciente que nos permita recuperar el control sobre nosotros mismos y tomar las decisiones que realmente nos hagan felices, y desbloquear nuestras propias barreras mentales. 

La mejor arma contra el determinismo automático es conocerse muy bien y aprender a auto-analizarnos, a comprender hasta la máxima profundidad porque actuamos cómo actuamos, o por que hacemos lo que hacemos, por que tomamos las decisiones que tomamos, de esta manera podremos revertir factores que quizás nos estén llevando a rumbos de vida no deseados, o a hacer cosas de las que no nos sentimos bien. Traspasar el ego y sincerarse con uno mismo es el primer paso para romper precisamente el determinismo automático de lo que nos pasa en la vida. 

Cierto, si el robot es capaz de reprogramarse así mismo, es porque en su programación original tenía incluída la capacidad de reprogramarse. Algunos la tienen escondida, y solo llegan a ella a través de la auto-reflexión, gracias a ciertos “clicks” o reacciones a cosas que nos suceden en la vida. A veces un texto, una película, una conversación, una relación, una reflexión, el efecto espejo de la sociedad… Mi apuesta es que cualquier cerebro humano que integra la capacidad de conciencia sobre uno mismo, integra también la capacidad de reprogramación de uno mismo.

Así pues, ¿importa realmente que estemos determinados o no? Si no podemos ver el futuro, ¿importa saber si nuestro camino está ya marcado o no? Lo que importa realmente es lo que pensemos de nosotros mismos. En otras palabras, no importa si uno es realmente libre para tomar sus decisiones en la vida o no, lo que importa es que uno crea y sienta que es realmente libre para tomar esas decisiones y eso dependerá de cada uno. Si uno piensa que no puede cambiarse a sí mismo o que su rumbo de vida ya está determinado, entonces esa misma persona se está determinando así misma por el mero hecho de pensar que ya está determinada, y deja de tomar control sobre sí misma. Pero si por contra, pasa a un determinismo consciente, tomaremos decisiones conectadas y coherentes con el “yo” consciente.

Propongo que pasemos al determinismo consciente, escojamos nosotros lo que nos determina, y modifiquemoslo nuevamente cuando queramos, tantas veces como queramos. 

Texto por: J. Kulume

Ilustración por: Cé Marina (cemarina.com)

No Comments

Post A Comment